Terapia familiar

La familia es una unión de personas que comparten un proyecto vital de existencia, un sueño colectivo, que se supone duradero y donde se generan fuertes sentimientos de pertenencia al grupo. Entre los miembros existen sólidos lazos de intimidad, reciprocidad, solidaridad y dependencia, así como un elevado nivel de compromiso.

Las familias de origen y las de nueva creación constituyen una fuente de información esencial y son el contexto propicio para la resolución de problemáticas psicológicas. Es en estas circunstancias donde se produce el desarrollo y la configuración de nuestra personalidad, nuestra identidad y la construcción de nuestros valores.

La terapia familiar sistémica es la intervención de preferencia en muchos casos. Existe amplia literatura y experiencia clínica que arroja datos sobre su eficacia, especialmente dirigida a casos de patología severa, esquizofrenia y otras psicosis, trastornos alimentarios y trastornos graves de personalidad. En estos casos es una herramienta casi exclusiva de intervención psicológica.

Cualquier otro tipo de problemática que aparezca asociada a sufrimiento y afecte a todos los integrantes de una familia o a la mayoría, es susceptible de ser tratada con esta modalidad.

En el caso de patología infantil es fundamental el trabajo con el sistema familiar para poder comprender el desarrollo del problema y poder resolverlo, la intervención sólo con el niño queda absolutamente limitada. Un psicólogo infantil requiere de la recogida de datos a través de la familia y de la intervención sobre la totalidad del sistema.

Lo mismo ocurre con los adolescentes, momento del desarrollo crucial para la individuación correcta, y donde suelen aparecer muchos problemas a nivel psicológico y también en el plano familiar, pues son cambios que afectan a toda la familia como grupo.

La terapia de pareja es una modalidad de terapia familiar, pues una pareja constituye una familia, tenga hijos o no. Hablamos de un sistema con menor número de integrantes y con unas características distintivas, cuya intervención presenta ciertas diferencias respecto a la terapia familiar con hijos.

Estas categorías para organizar la información son de carácter meramente descriptivo y ayudan a la comunicación, pero pueden actuar como etiquetas. No tengo ninguna duda respecto a que las personas actuamos y desarrollamos sintomatología porque tenemos una razón para ello, por lo tanto, mi forma de trabajo considerará siempre las particularidades de la historia de vida de cada individuo, familia o pareja, con el objetivo de comprender qué sentido tienen, y sólo desde ahí poder resolver.

Psicólogo Collado Villalba – Psicólogo Madrid Avenida de América

 

Centro de Psicología: Psicologos Collado Villalba